jueves, 6 de enero de 2011

Seis de enero






El Silvio me acompaña con una hermosa canción bien entrada la madrugada… hace años, esta noche era de duermevela: la entrega de un alma sincera de niño a esa espera larga, a una larguísima noche llena de ilusión… que maravillas traerán consigo los Magos del seis de enero…?

Hoy, la noche es también duermevela, larga, larguísima, inundada de ilusión; pero hay más. Sólo que esta vez, a sazón de incertidumbre, tal vez no importe la entrega del alma sincera de niño…

Seguro estoy requete mal,
debo sufrir algo extraño,
pues ni la hiel ni el desengaño
me dan canción de funeral.

y sin embargo, y a pesar de todo… espero con ilusión el sol de mañana, esa ilusión de madrugada, antes del seis de enero…



Trino,
vete al destino, al punto que será final,
juega a lo que no jugué
y canta que aunque sin rey mago
sigo en pie.


Saludos al respetable y al no tanto