viernes, 30 de enero de 2009

La belleza del asesino

En las víboras se concentran los miedos del hombre; después de todo no es de extrañar, la muerte aguarda en sus ojos y eso es motivo suficiente para que el temor tenga cabida.

Sin embargo, hay más en ellas: su textura es atrayente, sus colores despiertan el ansia de mirar y tocar, su sinuosidad y movimientos perturban a las buenas conciencias, su veneno es la perdición de quién lo recibe, su figura refiere a no sé que demonio ancestral que invita al pecado de la libertad...

De alguna manera, el odio hacia ellas es un reproche a causa del deseo insatisfecho, del miedo de tenerlas cerca, de saber que la belleza del asesino no le corresponde a los cobardes.

Se les quiere mucho y se les teme bastante más... relación vertiginosa que difícilmente tiene un feliz final...

me suena... me suena...



Saludos al respetable y al no tanto

3 comentarios:

Naaii (: dijo...

Hola!
Muchas gracias...
no tengo idea de nada de fotografía,
pero me encanta ajaja.
Algún día voy a saber... voy a aprender.
Hermosas tus fotos.
Saludooos! (:

Aldana Florencia. dijo...

Que tal? . Gracias por tu comentario, la verdad es que desde lo poco que sé de fotografía trato de dar lo mejor de mi... ja, osea suena un poco cursi quizá jajaa.. pero me gusta que mis fotos cada vez se superen más. En fin, muchas gracias por haberte pasado y lo que me escrbiste... me encantaron tus fotos tb, me gusta que me escriba una persona que tiene idea de fotografía también :)

Saludos...

Biol. Ivonne F. dijo...

Todas muy bellas, las bellezas q puede apreciar un biólogo!! Muchos saludos!!